Seleccionar idioma

Frenos chirriantes y cómo evitarlos

Compartir

Identifica el tipo de ruido

 

El ruido de los frenos en la automoción siempre ha sido un motivo de preocupación entre los conductores exigentes de todo el mundo. Con el auge de la combustión casi 100% silenciosa y los vehículos eléctricos e híbridos, los estándares de ruido son ahora más elevados que nunca, y los sonidos habituales de las pastillas de freno se vuelven más patentes. Que tus pastillas de freno necesiten ser reemplazadas o no, depende del tipo de ruido que estés experimentando.

Si es una vibración u oscilación de baja frecuencia, a menudo tiene su origen en macro-vibraciones de un componente del sistema de frenado como puede ser el disco de freno. Un chirrido medio con una frecuencia de entre 300 a 5.000 Hz significa que probablemente estás experimentando micro-vibraciones en el pistón de la pinza o en otra pieza del extremo lateral del vehículo. En este artículo, sin embargo, vamos a profundizar en el ruido agudo que los profesionales llaman chirrido.

Frenos chirriantes
sonidos 101

 

Un chirrido es un ruido del freno con una frecuencia superior a 5 kHz. Los ruidos chirriantes tienen varios orígenes posibles, pero el principal es probable que sea una vibración molecular dentro de los materiales de fricción durante la aplicación del disco de freno. Los frenos modernos usan un disco de hierro fundido comprimido entre dos pastillas de freno revestidas con material de fricción. Bajo ciertas condiciones en las que el disco, las pastillas y la pinza están montados, pueden empezar a vibrar exactamente de la misma forma en que la cuerda de un violín vibra al contacto con las cerdas de un arco. ¿Son peligrosas para la conducción diaria estas vibraciones de alta frecuencia? No. Sin embargo, son una grave molestia en el vehículo para los amantes de los coches de todo el mundo.

Cuando se instalan pastillas nuevas, nunca se consigue un área de contacto perfecta entre la pastilla y la superficie del disco. Hacer un rodaje correcto de cualquier disco y pastilla de freno antes de su uso es la mejor manera de evitar cualquier sonido indeseado cuando se frena. Este proceso de rodaje puede empezar en el taller, pero lo debe continuar el usuario final, el conductor mismo. Empecemos con unos cuantos consejos sobre el rodaje para el instalador.

file
 
Qué hacer en el taller
 

Efectuando diferentes paradas (normalmente de 30 a 50 paradas yendo de 50 a 0 km/h), la pastilla y el disco empiezan un proceso de pulido antes de que el cliente recoja su coche. Es importante que la temperatura no supere los 200°C durante las 10 primeras paradas. Entre la décima y la duodécima parada, los límites de temperatura ascienden a 300°C. Y desde las 20 paradas en adelante, el instalador necesita asegurarse de que la temperatura se mantiene por debajo de 350°C para que todas las piezas de frenado se sometan a un rodaje correcto. Especialmente cuando tienes discos de freno nuevos.

¿Por qué es importante evitar el sobrecalentamiento? Si las pastillas de freno se sobrecalientan cuando son nuevas, la estructura subyacente puede cambiar permanentemente debido a los materiales con los que se han fabricado. Por lo tanto, hasta que los frenos no tengan un rodaje completo, los conductores deben evitar fuertes frenadas, ya que esa intensidad hace que se disparen las temperaturas. Esto incluye frenar a alta velocidad, remolcar cargas pesadas o conducir en terrenos de mucha pendiente.
 

Cómo explicar el rodaje al conductor
 

A los conductores mismos les deberías recomendar que frenen con suavidad, y frecuentemente, hasta alcanzar los primeros 300 kms, cada vez que las pastillas hacen contacto con los discos. Cada frenada incrementa el área de superficie de contacto entre ambas piezas. Esto conduce directamente a una mejor frenada a largo plazo. Por lo tanto, recuerda a tus clientes que frenen ligera y frecuentemente después de haber cambiado las pastillas.

 

ajuste correcto de la
pastilla y la pinza de freno

 

Prevenir siempre es mejor que curar, y la forma más sencilla de evitar cualquier problema de ruido con los frenos, como oscilación, rechinamiento o chirridos, es asegurarse de que la pinza y las pastillas de freno están correctamente montadas desde el principio. Abajo hemos enumerado unos cuantos consejos prácticos que te instruirán en cómo llevar a cabo un montaje exitoso de los frenos.

Siguiendo estos consejos podrás evitar cualquier ruido de vibración indeseado, haciendo posible que los conductores viajen de forma suave y cómoda. Nota importante: asegúrate de hacer siempre una prueba en carretera antes de devolver el vehículo. Esto asegura que el sistema de freno se encuentra en un estado de funcionamiento completo. Asegúrate siempre de aconsejar los procedimientos de rodaje correctos para garantizar una adecuada eficiencia de frenado, tal como se explica arriba.

1. Retira y limpia todos los pasadores y pivotes de la pinza
2. Usa únicamente papel de lija en los estribos de la pinza y la pastilla en caso de haber mucho óxido o contaminantes. Nota: Si la pinza no se está deslizando con facilidad, esto puede dar como resultado unas pastillas ahusadas o un desgaste irregular en el interior del eje. Esto crea un rechinamiento o trepidación.
3. Ten presente que los pivotes deben estar correctamente lubricados para asegurar su libre movimiento. Además, el pivote no puede quedarse agarrotado en el cuerpo de la pinza. Comprueba el estado de las protecciones de caucho del pivote pasador para impedir que entre agua. Nota: Si los pivotes no están lubricados, pueden quedarse agarrotados. Esto causa desgaste cónico y problemas de ruido.
4. Comprueba que el pistón se mueve con libertad y retrae el pistón por completo. Esto es esencial para evitar daños en la lámina anti-ruido o la funda de caucho.
5. Asegúrate de que tus pastillas de freno encajan con facilidad en los soportes de la pinza.
6. Limpia de rebabas, en caso necesario, los bordes de la pastilla de freno. Nota: Si la pastilla no se mueve libremente dentro de los soportes, habrá un leve contacto constante con los discos, causando rechinamiento, además de unas pastillas ahusadas o con desgaste irregular.
7. En casos específicos, se recomienda lubricar ligeramente con grasa sintética los puntos de contacto entre la placa metálica posterior y los pasadores. Asegúrate de evitar la grasa de cobre. Nota: asegúrate de que nada de grasa toque el material de fricción.
8. Inserta los indicadores de desgaste en o sobre las pastillas de freno. Enrosca los pernos de fijación de la pinza y reemplaza los pernos de rosca cerrada por unos nuevos.
9. Sigue las recomendaciones de par de apriete y secuencia correctos. Cuando hayas vuelto a montar la pinza de freno, bombea el pedal de freno hasta que la carrera esté a una tercera parte de la carrera completa. Comprueba que el freno esté funcionando correctamente, incluyendo la retracción de la pastilla. Vuelve a colocar la rueda y comprueba que gire libremente. Si gira libremente, el vehículo estará listo para volver a la carretera.

Compartir